VolvemosEnUnRatito

Diari de viatge

El arte agrícola de los pueblos Ifugao

Deixa un comentari

Sin aún haber llegado a Banaue,la ruta en furgoneta promete mucho para estos próximos días. La provincia Ifugao da nombre también a sus gentes.

worldsinmegapixels-4699

Los Ifugao, legendarios agricultores Filipinos considerados los mejores “escultores agrícolas” del planeta gracias a la creación hace más de 2.000 años de miles de terrazas para el cultivo del arroz con herramientas manuales. Un paisaje perfectamente adaptado a las curvas del relieve que hace las delicias de los observadores que hasta allí nos acercamos.

El reflejo de los rayos del sol en el agua de las terrazas, la fusión de colores que va desde el verde más intenso al amarillo más amarillo dependiendo de la época del año y la belleza natural del entorno te hacen sentir privilegiado de poder estar delante de esta maravilla hecha por el hombre.

worldsinmegapixels-0501

De hecho muchos consideran estas construcciones la octava maravilla  y no cabe ninguna duda al verlas de que la relación de estos pueblos con la naturaleza y con su entorno era exquisita y se dedicaban a proteger su patrimonio de manera ejemplar.

Para verlas en todo su esplendor debes acercarte a Banaue en la provincia Ifugao entre los meses de Abril y Julio que es cuando más verdes están pero, puede variar un poco dependiendo de la temporada en la que los habitantes de la región planten el arroz ya que a veces debido al cambio climático los monzones pueden retrasarse o adelantarse y eso hace que los agricultores también tengan que adelantar o retrasar sus cultivos para obtener mejores cosechas.

Durante el trayecto en minivan hemos conocido a dos compis madrileños super majos, Omar y Mayi que se han venido durante sus vacaciones a grabar un documental sobre los primeros españoles que colonizaron estas islas y que dejaron por aquí sus raíces. Con ellos hemos pasado la tarde visitando las terrazas y los alrededores de Banaue en triciclo compartido, después de mucho negociar con nuestro conductor medio drogado y con cara de delincuente juvenil para pagar 200 pesos por visitar todas las terrazas, ha sido divertido.

 

Nos hemos tomado unas cervecitas San Miguel que han sentado de lujo y ellos han cogido el bus rumbo a Manila ya que su aventura por Filipinas se acaba en dos días y regresan a Madrid a volver con sus vidas.

El entorno de Banaue es sobrecogedor pero no muy lejos de aquí existe otro lugar que compite con Banaue en magnitud belleza y espectacularidad, las terrazas de Batad, para nosotros muchísimo mejores que las de Banaue con diferencia.

Para llegar la mejor opción es alquilar un triciclo o una furgoneta para que te lleve desde Banaue y negociar el precio con el conductor porque esta a 1 hora y 30 minutos de camino y además debes de sumarle el tiempo de espera del conductor o bien que regresen a por ti durante la tarde. La mejor opción es el triciclo porque te deja mucho más arriba de lo que te dejan las furgonetas ya que el camino no esta demasiado bien y prefieren no subir aunque con el triciclo no tuvimos ningún problema.

Nosotros conseguimos creo que un buen precio, 700 pesos por un roundtrip.

Desde donde te deja el triciclo tienes una buena caminata hasta Batad, se camina bien de bajada pero que nadie piense que se trata de un paseo porque no lo es, la vuelta se hace bastante dura debido a los cientos de escaleras que encuentras por el camino, especialmente si decides acercarte hasta la cascada que hay al otro lado del pueblo para darte un baño.

En triciclo hacia Batad

En triciclo hacia Batad

Inicio del camino a Batad

Inicio del camino a Batad

Como siempre, el sudor vale la pena porque las panorámicas te dejan sin respiración. Este diminuto pueblo en medio de miles de campos de arroz es ACOJONANTE.

Caminar por entre los arrozales puede resultar bastante divertido y perdedor así que lo mejor que pudimos hacer fue preguntar a todos los que nos encontrábamos trabajando en los arrozales y aún así nos equivocamos de camino un montón de veces.

Cada familia del poblado posee una de las terrazas o una pequeña porción de ella, donde plantar el arroz necesario para alimentar a su família durante el año y si le sobra poder venderlo en el mercado a algún interesado. En ocasiones si el clima acompaña pueden llegar a hacer dos cosechas.

Desde el collado que hay al otro extremo del pueblo, se toma el camino hacia la cascada Tappia que empieza con una fuerte bajada  para luego convertirse en un caminito de unos 20-25 minutos hasta que llegas al agua.

Vale la pena verla porque es preciosa pero si solo quieres bajar para darte un baño mejor pegatelo en el hostel porque la subidita desde la cascada se te quedará grabada en la memoria…

worldsinmegapixels-0490

De vuelta al lugar donde nos dejó el triciclo, paramos a comer algo en una pequeña homestay en una de las laderas que rodean Batad con unas vistas bestiales y donde ha vivido, vive y vivirá hasta que se muera el señor Francis.

Un fenómeno de hombre, agricultor, artesano, hombre de negocios (el homestay es suyo) y sobre todo un tipo de puta madre con el que compartimos un buen rato y una buena conversación mientras él, se dedicaba sin dejar de contarnos historias a incrustar en un bastón tallado a mano unos colmillos de cerdo salvaje que el mismo había matado tiempo atrás, para luego posteriormente vender el báculo a algún turista despistado que quiera pagar 50 dólares o tal vez más por él.

Tiene todas sus hijas casadas con extranjeros, sus yernos son japonés y canadiense, él más feliz que un regaliz y muy consciente de la suerte que tiene de vivir donde vive y ganarse la vida como se la gana sin dejar de ser esa persona auténtica que jamas abandonará sus orígenes. Francis fue lo mejor del día sin duda.

Mañana ya se acaba nuestro paso por Filipinas, tenemos que coger el bus con destino Manila para de allí volar hacia nuestro próximo destino y volver a respirar después de 4 años los Aires de Kathmandu.

Como ya viene siendo muy normal en este viaje, abandonaremos el país como todos los anteriores y seguramente todos los que vendrán con la sensación increíble y sincera de que nos vuelve absolutamente locos viajar, recorrer, conocer, intentar entender, descubrir, redescubrir, absorber, empaparnos, intoxicarnos de…

Filipinas volverá a ser de nuevo uno de nuestros destinos en viajes próximos, nos llevamos de aquí solo una pequeña pincelada de lo que estas más de 7000 islas pueden ofrecer a nuestras almas  estamos los dos absolutamente de acuerdo que necesitamos más!!

Para despedirse de nosotros como nos merecemos, Filipinas nos sorprende el mismo día que nos toca volar hacia Kuala Lumpur con la llegada del Super Tifón Rammasun que nos obliga a pasar 2 noches encerrados en el aeropuerto de Manila y a cambiar nuestros vuelos hacia Nepal.

El cambio de planes no importa demasiado por no decir nada porque asi tendremos la posibilidad de pasar 3 días más en Kuala Lumpur para visitar a nuestro amigo Rohi y subir a las Torres Petronas.

😉

 

 

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s