VolvemosEnUnRatito

Diari de viatge

Funerales Toraja, tradición y sangre

1 comentari

La mayoría de viajeros llegamos hasta Rantepao con un único objetivo, los funerales Tana Toraja así que puedes imaginar como funciona el tema por aquí.

Todo el mundo es bueno para llevarte a visitarlos con la excusa de que necesitas un guía además del permiso de las familias, conocimientos de la zona y de los lugares donde se celebran y bla bla bla todo por el módico precio de…400.000-600.000 IDR al día.

Nosotros el primer día no teníamos claro como funcionaba el tema pero tuvimos la suerte de conocer en el hostel a un guía de Borneo que venia con un grupo de alemanes y nos dió varios truquillos muy útiles para ver los funerales.

Cuando veáis gente de negro, en camión en moto o andando seguirlos, van a un funeral, no hace falta ni preguntarles.

A las afueras de Rantepao a unos 2km en dirección norte, se encuentra el mercado semanal de búfalos y cerdos, donde los Toraja compran y venden animales para los funerales. Es un lugar de obligada visita para ver  el volumen de negocio que generan los sacrificios en el valle.

Desde allí es un buen punto para esperar a la “gente de negro” y seguirles hasta los funerales. Es super fácil por que los hay cada día de la semana así que por eso tranquilos. En algunas guías o webs hablan de temporada alta de funerales…eso como se entiende?? En la antiguedad las familias esperaban a la época de cosecha del arroz para poder tener suficiente comida para todos los invitados, es por eso que los funerales se llevaban a cabo en verano pero debido al calentamiento global es cada vez más común obtener dos cosechas en lugar de solo una así que las ceremonias también se reparten más a lo largo del año.

Nosotros estuvimos siguiendo un camión más de 1 hora, lo perdimos varias veces, una de las veces nos metimos por un camino de tierra del que pensábamos que jamás saldríamos pero al final volvimos a encontrarnos con él y pudimos llegar finalmente a un funeral al noroeste de Rantepao donde se mataron 9-10 búfalos y muchísimos cerdos.

Una vez llegas al lugar del funeral debes siempre ser respetuoso y esperar hasta poder dialogar con alguno de los miembros de la familia para pedirles permiso para asistir a su celebración. No te preocupes porque para las familias, la asistencia de extranjeros al funeral de sus seres queridos es una manera especial de honrar a sus difuntos así que estarán encantados de que te quedes, te ofrecerán un lugar para sentarte y probablemente te invitarán a té y a algo de comer, como nos pasó a nosotros.

La muerte para los Toraja no es algo rápido, todo lo contrario, cuando alguien muere no se le considera muerto sino enfermo hasta el momento en que la familia puede reunir los recursos necesarios para celebrar el funeral. Pueden llegar a pasar años desde la muerte hasta el entierro.

Durante ese tiempo el cuerpo del “enfermo” embalsamado permanece en la casa y se le debe dar de comer tres veces al día así como té, café y compartir conversación con él durante todo el tiempo que la familia necesite para reunir el dinero para la celebración.

Una vez todo dispuesto para el funeral empiezan las celebraciones para rendir homenaje al difunto. Dependiendo del nivel social de la familia son de mayor o menor majestuosidad, pudiendo llegar a ser miles los invitados al funeral en las familias más importantes.

Pueden durar hasta 4 ó 5 días y la obligación de la familia es dar alojamiento y comida a todos los invitados venidos de toda Indonesia, incluso del extranjero. Algunos pueblos poseen alojamientos especialmente creados para los invitados.

Los invitados se reparten alrededor de una gran plaza presidida por el altar donde se encuentra el ataúd con el muerto. Es fácil de reconocer por los adornos decorativos con la foto del difunto/a.

En el patio central es donde se realizan los sacrificios de los búfalos y también el lugar por donde desfilan los invitados recién llegados a la ceremonia. Deben vestir de negro y cuando recorren el patio un speaker se encarga de anunciar quiénes son y que tipo de relación tienen con el difunto.

Los sacrificios para hacer honor al difunto también siguen unas reglas. Los búfalos acompañarán al difunto en su viaje al más allá para ayudarle a llegar rápidamente y es por eso que se sacrifican en el patio central, delante de la mortaja con el cuerpo sin embargo los cerdos le servirán de alimento y se sacrifican en el exterior del recinto para dar de comer a los invitados.

Se deben sacrificar un mínimo de 24 búfalos si la familia es de clase alta y no menos de 1 búfalo si la familia es pobre. Un búfalo normal puede llegar a valer unos 60 millones de rupias que serían unos 4.000 € y los más caros, exclusivos de la región de Tana Toraja, los de cabeza blanca con ojos azules y cuerpo negro sobre unos 300-350 millones de rupias así que podemos llegar a imaginarnos el gasto que supone la muerte de un pariente para las familias.

Para la elección de los búfalos se tienen en cuenta muchos factores como el pelo, los cuernos, el olor del animal, la forma de la coronilla y muchísimos detalles que se vuelven a revisar antes del sacrificio por los ancianos de la familia llegando a veces a desechar a algunos animales por no reunir todos los requisitos para honrar al muerto.

Para poder cubrir los gastos del funeral lo que la mayoría de familias hacen es invertir en los funerales ajenos, obsequiando a las familias con cerdos o algún búfalo sabiendo que cuando llegue el momento de celebrar el suyo se les serán devueltos los obsequios.

El momento del sacrificio de los búfalos es un momento muy impactante para cualquiera que no sea Toraja. Los encargados del sacrificio son hombres ancianos con mucha experiencia y que de un único y preciso golpe de machete cortan el cuello del búfalo que, intenta sin éxito mantenerse en pie y escapar del patio mientras la sangre sale con fuerza de su cuello, hasta que finalmente muere desangrado tiñendo el suelo de un color rojo intenso y el aire de un olor férreo que queda impregnado en el recuerdo.

Aún con el animal moribundo se empieza a quitarle la piel y despedazarlo para repartir los trozos entre las familias asistentes como símbolo de agradecimiento y respeto.

Una vez transcurridos los 4-5 días que dura la ceremonia se entierra el cuerpo del difunto en la roca, en agujeros construidos a tal efecto y se coloca en el exterior de la tumba una talla de madera que representa al muerto (algunas de ellas muy logradas) aunque el elevado coste de estas criptas hace que cada vez sean menos los Toraja que optan por esta opción y optan por construir su propio panteón familiar.

Cada agosto los Toraja visitan a sus muertos para sacarlos de la tumba, cambiarles la ropa y ofrecerles joyas y regalos.

La importancia de este tipo de celebración única en el mundo reside en las relaciones sociales conocido como Tongko que la familia mantiene con todos sus miembros y conocidos y gira en torno al lugar donde se reunen, el Tongkonan. Todo buen Toraja conoce a la perfeccción el nombre de su Tongkonan y el de sus vecinos y se usan como una señal identitaria y de estatus social.

De hecho en los funerales es tan importante la relación familiar que es preferible asistir a la ceremonia sin dar ningún obsequio si tu situación económica no te lo permite que no asistir y hacer entrega de un regalo en tu nombre.

Por ello es comprensible que en algunos funerales las familias acaben discutiendo simplemente por no haber sido nombradas por el responsable de repartir la carne entre los invitados por orden de relación con el difunto.

Cabe decir que como toda tradición que se precie tiene sus detractores que afirman que se trata de un acto salvaje, una celebración muy lucrativa para ciertas familias que amasan fortunas con la venta de búfalos y todo lo que envuelve los funerales además de que cada vez más se esta orientando más al negocio y menos a la tradición.

También existe cada vez más competencia entre familias para organizar los mejores funerales, conseguir los mejores búfalos, matar cuantos más mejor y siempre intentar aparentar un estatus superior al que realmente se tiene. Lamentablemente en algunos aspectos todos los seres humanos somos iguales.

A pesar de todo ello, tengan razón unos u otros, creo que se trata de una tradición que todo el mundo debería tener la oportunidad de ver y juzgar por si mismo ya que sin duda más tarde o más temprano las futuras generaciones, obligadas a abandonar las zonas rurales para vivir en grandes ciudades olvidarán gran parte de las costumbres de sus ancestros como ya está empezando a suceder.

Anuncis

One thought on “Funerales Toraja, tradición y sangre

  1. Retroenllaç: Isla de Sulawesi | VolvemosEnUnRatito

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s